3.6.14

Prosa del otoño en Gerona

El autor suspende su trabajo en el cuarto oscuro, los muchachos dejan de luchar, los faros de los coches se iluminan como tocados por un incendio. En la pantalla sólo veo unos labios que deletrean su momento Atlántida. 

Roberto Bolaño, La Universidad Desconocida, p. 268.