2.2.12

Promoción

Para Joana Bettencourt

Es Ana Isabel, no la veo hace mucho. A Ana María tampoco. Con Bruno me llevaba estupendamente, con Catarina y Carla igual, pero un poco menos con Carla, la de al lado. No veo a ninguno hace más de quince años. David murió cuando ya estábamos en la facultad, nos vimos por última vez en una manifestación de estudiantes en Lisboa, yo llevaba el bombo y David la cara pintada. Menudo guerrero fuiste, David. Felipe, mi amigo Felipe. Fernando, qué gorditos. Ésta es mi cara, la once, no he cambiado mucho, o sí. Recuerdo haber puesto esta cara y aquí estoy. Irene, que se sentaba a mi lado en la clase de historia, y en alguna que otra clase también. Está Laura. Manuel, el patas, y Marta, los novios. Quizás antes de serlo, no lo sé, después no. Luego está Nadir, como sonreía la maja, Pedro, que ya se casó, están Teresa y Tiago, ni idea, nos encontramos alguna ocasión. Están Vladimir y Zahara. Me entran ganas de llorar, estamos todos, aquí todavía estamos todos.

Revista Periplo, nºXIII, fevereiro de 2012, p. 49. [web]